jueves, 10 de mayo de 2018

LA HORA DEL LOBO


Suecia, 1968
Título original: Vargtimmen
Guión y dirección: Ingmar Bergman.
Intérpretes: Max Von Sydow, Liv Ullman, Gertrud Fridh, Georg Rydeberg.
Fotografía: Sven Nykvist.
Género:  Drama y Terror psicológico.

¿Quién no se ha pasado un buen tramo de alguna convulsa noche perseguido y asediado por imágenes fantasmagóricas y aterradoras?.

Los miedos más escondidos y los personajes más siniestros de la psique asaltan de tanto en tanto, y mucho más, en períodos de crisis existenciales o creativas.  Así es el terrible drama que nos presenta esta película: el pintor Johan Borg desaparece luego de pasar una temporada con su esposa Alma en una casa situada en una isla apartada, luego de ser abordados por unos personajes extraños que se diluyen constantemente entre la realidad y las alucinaciones del protagonista. 

El pintor, hombre perturbado e insomne es acechado por estos personajes, en principio admiradores de su obra y poco a poco devoradores del propio artista.  Estas escenificaciones son narradas a través del diario de Johan, leído por su esposa Alma. 



La película es bien exigente para el espectador dados los pliegues en el hilo argumentativo, pues se difumina el límite entre lo real y lo imaginado; acá se logra observar la gran influencia del expresionismo alemán en este tipo de obras, con el enorme acento puesto en la subjetividad y en esas otras realidades oníricas; valiéndose además de una estética contundente de blancos y negros.  Una fotografía magistral (Sven Nykvist) necesaria para componer y recrear atmósferas de soledades opresivas, escalofriantes y ambiguas, de una psique paranoica y en sufrimiento.

La luz y la sombra, la penumbra, los blancos saturados, el alto contraste, manifiestan todo el tiempo el territorio psicológico del personaje y el de su esposa Alma, quien se cuestiona, al igual que nosotros, si también es partícipe de esta pesadilla y en cuyos monólogos se va observando un telón de fondo asociado a los temas sobre la convivencia y el amor.

Estos retratos íntimos, álmicos, psicológicos, son logrados con unos excelentes primeros planos, la mirada y los silencios perfectamente interpretados por los actores, muy del estilo de Bergman.


La hora del lobo es esa hora de la noche en donde "si estás despierto tienes miedo y si estás dormido tienes pesadillas", es tan bien ese instante en donde se producen más nacimientos y más muertes.  Es la hora más oscura previa al alba y en esta película esa luz tenebrosa y tenue es exaltada con precisión, tanto desde el punto de vista formal y estético, como conceptual y simbólico.


Puedo comprender ahora un poco más el porqué se le llamaba a Bergman arquitecto de la luz.  Si se animan, se las recomiendo.

ÁNGELA P. RAMÍREZ C.

jueves, 15 de febrero de 2018

                                Las Horas Más Oscuras



Los ingleses, que hasta hace poco sólo había conocido en las películas, siempre me parecieron seres distantes, ajenos a la forma común que tenemos los latinos al relacionarnos: de forma cálida, ruidosa y amable invadimos el espacio personal del interlocutor, indagamos en su vida y hasta le imprimimos un beso en su mejilla al momento de conocerlo.  Los ingleses, por el contrario, conservan, como los pájaros, su distancia de huida: son amables pero distantes, no te tocan, no te invaden y hasta permanecen al lado derecho de la escalera eléctrica teniendo en cuenta que otras personas puedan subirlas afanosamente.
Nosotros, mal uniformados con marcas extranjeras, mal hablados a punta de extranjerismos, con nuestra identidad extraviada y con un sistema democrático agonizante; ellos, con una monarquía que aparenta el desuso, ostentan una gran democracia. Nosotros tan cercanos, hemos aprendido a desconfiar del prójimo; ellos tan distantes, confían hasta en los extranjeros.

Cómo?

Recuerden que estoy especulando, que ésta es mi versión a partir de una leve incursión en su mundo, un cruce de miradas en el metro, una que otra palabra intercambiada con ellos y, hoy, “La hora más oscura”. 

Las horas más oscuras recrea los primeros días de Winston Churchill como primer ministro británico en uno de los momentos más oscuros, no sólo para ellos, para la humanidad.

El liderazgo, el coraje, la palabra bien puesta y una personalidad arrolladora enmarcan la historia de Gran Bretaña y su triunfo sobre la casi inminente invasión nazi.

Que éste sea un abrebocas a una historia que no solo debemos conocer y evitar que se repita; un abrebocas para acercarnos a la idiosincrasia inglesa y a su gran sentido de identidad; a un hombre lleno de matices, premio Nobel de literatura, pintor y guerrero, y a una mujer de la que escribiré más adelante: Clementine Hozier. 

jueves, 17 de agosto de 2017




EL CIUDADANO ILUSTRE
Dirección: G. Duprat y M. Cohn.
Intérpretes: Óscar Martínez, Nora Navas, Dady Brieva.
Género: drama. Argentina, 2017.
Duración: 118 minutos.


Daniel Montovani, argentino ganador del Premio Nobel de Literatura recibe, entre otras invitaciones, una carta que lo llevará de regreso, como ciudadano ilustre, a su pueblo natal. Con la misma antipatía con la que recibe el premio Nobel, rechaza las invitaciones, los compromisos académicos, los sociales y los homenajes, pero… Vanidad, el pecado favorito del diablo.

Por vanidad o por que cada uno de nosotros habrá de enfrentarse con sus fantasmas del pasado, nuestro Nobel regresa a su lugar de origen para darse cuenta que, en Salas, el tiempo ha estado detenido por cuarenta años y que la conquista de un mundo intelectual no le deja victorioso en su mundo emocional.


Entre la nostalgia, la necesidad de exorcizarse y inconformidad del artista, la realidad a la que habrá de enfrentarse parece mas surreal que su propia obra; el espíritu de Macondo mora, en Salas, y en todo lugar.

martes, 29 de noviembre de 2016

MUSTANG

Dirección: Deniz Gamze Ergüven
Guión:  Deniz Gamze Ergüven, Alice Winocour
2015


Un cuento de Chicas.

Sigo pensando y quizá de forma un tanto obsesiva en el tema del encierro, (lo observo en la línea de algunas películas que he llevado al cine foro: "Alguien voló sobre el nido del cucú", "La pasión de Camille Claudel" y "La linterna roja").  Son muchas las formas de encierro, de hecho, creo que las autoimpuestas son las más comunes e invisibles, pero  tengo la necesidad de expresar, la incomodidad que me genera aún en pleno siglo XXI  continuar atestiguando impotente los estragos de las ideologías, la religión,  la política y de todo aquello que señala siempre a lo diferente como temido; además del empeño en arrasar con la  naturaleza para imponer estructuras rígidas, violentas  y estériles que ensombrecen  los destinos de mucha gente.  En este caso las mujeres.

Para continuar reflexionando sobre esto les recomiendo ahora la película Mustang en la cual a través de los ojos de una niña de 12 años se nos narra la historia de cinco mujeres con  un mismo supuesto destino impuesto por las tradiciones en Turquía.   Cinco hermanas huérfanas en la plenitud de su adolescencia con toda la belleza y exuberancia que ello implica, y la molestia que esto genera en las "buenas" costumbres de su pueblo en donde la condición femenina se circunscribe a el imperativo del matrimonio. 



La directora hace uso de motivos autobiográficos y nos muestra con mucho dinamismo y cierta liviandad un tema  pesado.  En un estilo como de "cuento fantástico" y valiéndose de un esquicito reparto nos deja respirar un poco para tolerar el encierro progresivo de las chicas en una casa, junto con el  amordazamiento paulatino  de su  belleza adolescente, su naturaleza femenina y la potencia de su juventud.

La hermandad retratada con sumo cuidado, la desemejanza de las protagonistas y sobre todo las diferencias en la búsqueda de libertad, pero donde siempre hay movimiento, contribuye mucho a la frescura y a la expectativa de una salida.  En palabras de su directora: "las actrices tienen una enorme vitalidad, a la imagen de un Mustang, una metáfora que asocia la belleza, la libertad, la fuga y lo indómito."



Por ello, tras el encierro, la fuga.  Y una fuga que se convierte en grito a favor de la educación, mas no una educación para replicar esquemas y patrones caducos, sino quizá para saltar fronteras y salir del encierro de los estereotipos y saber cuidar las formas en crecimiento: los niños, los jóvenes, la naturaleza.

Ángela P. Ramírez C.





jueves, 25 de agosto de 2016

THE VISITOR




Viajas a Nueva York…

Mientras te alejas en el Ferry descubres la hermosa ciudad entre sus viejas construcciones en contraste con modernos rascacielos de vidrio en formas casi imposibles. O asistes a un musical, espectáculo obligado, como el fantasma de la ópera, que se ha convertido en insignia artística de la ciudad. Te encontraras los músicos en el metro o un Mago haciendo lectura del Tarot en el paseo universitario. Comes un perro caliente, comida típica newyorkina, visitas Museos. Ah! te encontrarás con un hombre caballo mientras caminas por Central Park, luego tomas un Martini, vas al Teatro…

Pero, mientras viajas en un bus te encontrarás con una mujer tan solitaria, que no podrá evitar revelarse y desnudar su alma frente a ti, completo desconocido y, solo por un instante, te convertirás en su familia.

Allí, en la ciudad de nadie, encontrarás algo que te recordará  quien eres; un tambor, un acento, una sonrisa.

Esta es la verdadera magia de Nueva York, una ciudad en la que habitan 19 millones de habitantes y Walter, un hombre cualquiera qué, conforme con su nombre escrito en un papel, está a punto de encontrar la diferencia entre Ser y Existir.



sábado, 7 de mayo de 2016

IVOR McCULLIN GAMBARDELLA 


Ciudadano emérito de finales del siglo veinte y comienzos del siglo veintiuno. Padeció en su infancia los desarreglos sociales que dejaron las colonias inglesas del siglo diecinueve, sobreviviendo actualmente, dentro las atrocidades morales de la guerra moderna y las insensateces culturales del mundo de la posmodernidad. Incapaz para vivir la vida de soslayo, oculta su gran sensibilidad detrás de una piel de patriarca severo, pero fácilmente se le ve como un artista anticuado con altas dotes de ironía o también lo atisbamos como un intelectual sofisticado inmerso en las más profundas meditaciones existenciales. 

Nunca lo oí quejarse por el destino que le deparó la existencia, hoy en su edad madura, usa sus recuerdos para fortalecerse en su integridad moral sin ocuparse de nostalgias, posee suficiente fuerza para seguir auscultando su identidad y la de la humanidad que lo rodea y que no acaba de comprender. 

La última vez que lo vimos estaba con un frac amarillo destruyendo artistas de la poscultura con su impecable lenguaje sardónico que me ha parecido siempre cariñoso y afable. Me dedicó unos minutos de su tiempo para contarme historias que no suele hacer públicas: Como aquella cuando adoptó dos enemigos de guerra en su casa, para màs tarde dedicarse a la fotografía de guerra y posteriormente ocuparse de la curaduría de arte en ésta ciudad sin artistas. Cuando les recuerdo a mis amigos del cine foro estas conversaciones, me miran extrañados porque dicen que estoy hablando de un fantasma o de un sueño continuado. 

No lo sé. Ivor McCullin Gambardela ha sido mi amigo y siempre lo llevaré en el alma.

jueves, 7 de abril de 2016

LA GRANDE BELLEZZA

Paolo Sorrentino

Italia, 2013.





Como imaginar la vida de los habitantes en la ciudad de mayor concentración de patrimonio histórico y arquitectónico del mundo?

Roma, una ciudad imaginada a través de la mitología, el arte, la historia y la religión como ciudad de excesos, exuberante por su belleza histórica y arquitectónica, por los monumentos y la opulencia en contraste con la fantasiosa misión de la Santa Sede. 
Pareciera que la Roma de hoy está mas cercana al imperio de Cesar, al burdel de Mesalina y a la hipocresía religiosa de lo que hubiera imaginado.

Entre intelectuales, artistas, religiosos y políticos; entre la extravagancia del mundo moderno y la belleza de los monumentos históricos de una Roma poblada por personajes en decadencia, la vida de Gef Gambardella, escritor de un día, ha llegado al culmen de la extravagancia. Convertido en aquello que se propuso desde joven, ser “El Rey de la Mundanidad”, al cumplir 65 años solo puede entregarse a “La Nostalgia, única distracción posible para quien no cree en el futuro”. Amparado por el éxito de su primera y única novela escrita hace 40 años, y el recuerdo de su único amor, Gef es prisionero de la reflexión y de “las mentiras y falsedades que sostienen una vida”. En el ocaso de su vida, descubre que ya no quiere perder tiempo en aquellas cosas que no quiere hacer, pero abandonado en una vida que encuentra vacía, es incapaz de encontrar la fuente de la belleza y la inspiración, hostiga a sus amigos, se mofa de los artistas, confronta a los políticos y acorrala a los religiosos. Ha iniciado un viaje, ha descubierto la muerte y la decadencia, pero aún no ha descubierto lo que quiere.