martes, 23 de septiembre de 2014

Dulces besos

No sé a ustedes amigos de la tercera biblia, pero esta escena me gustó mucho:  Ella le va a mostrar un apartamento y le pregunta si él es muy ruidoso.  Él contesta que es muy calmado, que no tiene ni hijos, ni mascotas y luego asciende la emoción en un pequeño ascensor francés, donde todo puede pasar:


sábado, 7 de junio de 2014

lunes, 12 de mayo de 2014

GLORIA

"Gloria, faltas en el aire, falta tu presencia…
Campo de sonrisas, agua en el desierto, 
corazón abierto, aventura de mi mente de mi mesa 
y de mi lecho, del jardín de mi presente, 
te espero Gloria, Gloria". (Umberto Tozzi)






Director: Sebastián Lelio
Guión:  Sebastián Leilo, Gonzalo Maza.
Fotografía: Benjamín Echazarreta
Reparto: Paulina García, Sergio Hernandez
Chile
2012
Drama

La película retrata la vida cotidiana de Gloria, una mujer "común y corriente", con 58 años de edad, divorciada, dos hijos, mucha soledad  y un nuevo desafío amoroso al encontrarse con Rodolfo, un hombre también divorciado, con quien vive un romance, pero que aún se encuentra muy vinculado a su familia y anterior matrimonio.

Con una tremenda actuación Paulina García nos revela el mundo invisible de las mujeres que llegando a los 60, aunque no se crea, ni se nos dejen  ver (dada la excesiva valoración de la juventud), siguen existiendo, es decir, sintiendo y vibrando al ritmo de sus soledades, anhelos y hastíos.  En gloria podemos ver la actualización de la vital adolescencia femenina que va haciendo un puente hacia la madurez y completud emocional, transitando las pruebas y ritos de pasaje para encontrar en la soledad ya no desolación, sino placer, y una necesaria sensación de estar constantemente  a gusto consigo mismas independientemente de las situaciones externas.

Gloria, las glorias, cantan a través de la banda sonora de la película, sus gritos libertarios, sus amores pasados y sus alegrías añoradas. Y en los largos silencios, el espectador sensible puede escuchar los susurros de la voz interior de la Gloria que está intentando reacomodarse a su presente, sin renunciar a sus aspectos más femeninos, sin perderse en el tiempo y en las circunstancias.

Con la delicadeza de la piel de un gato y la majestuosidad de las plumas blancas de un pavo real (elementos simbólicos en la película), nos narra el director los secretos de una mujer, de gloria.  Se las recomiendo.



ÁNGELA P. RAMÍREZ C.